Negra y Criminal

Esta etiqueta está asociada a 8 entradas

RECETAS CÓMPLICES Y CRIMINALES (con retraso)

sopa-frijoles

Sopa de frijoles negros;Cap i pota;Rostit de farcit de vadella;Rostit de farcit de vadella;Bombonets amb fruits secs

El 21 de diciembre pasado celebramos en  la librería una cena exclusivamente de y para Cómplices de Negra y Criminal, cercanos y lejanos. La llamada “despedida de pobres” (ideada por la cómplice María Albert). Fue un rotundo éxito. Esperábamos, al día siguiente, el día 22, dejar  de ser pobres (gracias al 28007) pero en todo caso, si no nos tocaba la lotería,  seríamos pobres bien comidos, bien bebidos y bien reídos. Compartir, palabras, amigos nuevos y viejos, lecturas, vida, platos y vino, alrededor de un buffet al libre albedrío. Nosotros, los libreros,  aportábamos el vino, y la tradicional “sopa de la casa” o sopa de la librera, que este año fue mexicana: una sopa de frijoles negros.

En la marabunta festiva, la librera ( y todos los asistentes), nos olvidamos de sacar fotos del espléndido bufet de manjares que aportaron los Cómplices más cocineros.

 A continuación, pongo algunas recetas que he logrado que me envíen los Cómplices más cumplidores y disciplinados (pocos). Podrán ver lo complicadas que son. Para qué hacer una receta fácil si podemos hacer una difícil. Los Cómplices son así. Especiales y únicos.

Si alguien desea que les traduzca las que están en catalán, no tienen más que pedir y serán servidos.

cap-i-pota

CAP I POTA DE LA NATI, mi suegra, con un toque d’en Joan

Para 4-5 personas (si son como yo, menos…)

1,5 kg de “cap i pota”(pero cap i pota, eh?, no callos ni vientre ni…)

4 berenjenas

3 calabacines

1/2 Kg tomate de pera (rojos pero no para hacer pa amb tomàquet…)

2 cebollas

Preparación verduras:

Se escalda el tomate y se le saca la piel. Se cortan en trozos grandes (4/6 por tomate) y se añade la cebolla (cortada más pequeña). Se sofríen con un poco de aceite de oliva, y cuando empiezan a dejar agua, se escurren y se reservan en un plato aparte.

Se cortan los calabacines lavados y sin pelar (también trozos grandes), se sofríe, se escurre cuando deja el agua y se reservan (sin juntar con el tomate y la cebolla!).

Plato aparte. Veremos por qué es importante a la hora de juntar los ingredientes con el cap i pota.

Por último, las berenjenas, también lavadas y sin pelar, en trozos más grandes que el calabacín ya que si no se deshará cuando la juntemos con el cap i pota y hacemos el mismo procedimiento: sofreír, separar el agua y reservar en plato aparte.

Si juntáramos las verduras escurridas (Que no lo haremos!) veríamos que tendrían el mismo volumen del cap i pota.

Cap i pota (1) – Primer hervor…

Procederemos a cocinar el cap i pota (SOLO) en una cazuela que no sea de barro (se pegaría) junto con tres dedos de agua, guindilla y sal al gusto; un poco de pimienta blanca y negra (no molida) y tres cucharas de manteca de cerdo (toma ya para el colesterol!)

Pasados unos 15 minutos a FUEGO VIVO, el cap i pota también habrá dejado agua, por lo que lo escurriremos, tiraremos el agua y ya estamos en disposición del paso final…

Cap i pota (2) – … ahora sí!

Volveremos otra vez a poner el cap i pota escurrido y le añadiremos vino blanco al gusto, los famosos tres dedos de agua y un poco de aceite. Como hemos vuelto a poner agua, ajustaremos la sal (no poner otra vez la pimienta, guindilla, etc. ya que habrá quedado junto el cap i pota), y poner otra vez a fuego vivo.

Cuando empiece a hacer xup-xup, añadimos el tomate y la cebolla.

A los 5 minutos, añadimos el calabacín

A los 5 minutos, añadimos la berenjena.

La razón de tenerlas separados, como os podréis imaginar, es que cada verdura tiene su tiempo de cocción y, por tanto, unas podrían quedar crudas y otras deshechas. De esta forma, las “igualamos…”

Tenemos que ir removiendo de cuando en cuando y ajustando el fuego dependiendo la salsa que queramos tener (más líquida o más “viscosa”). Si queremos hacerla más viscosa, un truco es añadir alguna cucharada más de manteca de cerdo. ¡No poner maicena!…

El tiempo que nos llevará en total deberá ser unos 35-40 minutos (no más) y al final se puede añadir un poco de pimentón rojo (no picante) para darle algo de color.

El toque final será cocinarlo 1 día antes de consumirlo, dejándolo cubierto en la nevera, y al día siguiente llevarlo al xup-xup, a fuego suave, y servir.

Deberemos ir probando a medida que hacemos la cocción  (cómo no!) para ir ajustando el punto de sal, picante y salsa que más se ajuste a nuestro gusto.

Buen provecho negroycriminal!!!!!!!

Jordi

relleno

ROSTIT DE FARCIT DE VEDELLA de la Mercè Alsina

Ingredients del farcit:

– 1/2 Kg. o 3/4 Kg.de “falda” de vedella.

– 1 tófona negra.

– 1 truita francesa. (de 1 ou si es gran o 2 si son petits).

– 1 butifarra crua.

– 2 pebrots del piquillo.

– 10 o 12 olives verdes sensa pinyol.

Demaneu al vostra carnicer que us lligui la carn amb el farcit deixan.lo a punt per la cassola.

La cocció del rostit:

Poseu dues taces de café (petites) d’oli d’oliva a escalfar en una cassola de fang un cop l’oli calent (no el deixeu fumejar) deixeu que la carn farcida i ben lligada es vagi dauran a foc bastant fort.Abans l’haurem salat i empebrat amb pebra negra. Mentre la carn es va dauran tindrem preparades 4 cebes mitjanes(millor si son de figueres) tallades i 2 o 3  pastanagues també tallades. Un cop daurada la carn la retirem del foc i posem primer les pastanagues a fregir uns minuts i despres hi afegim les cebes ho salpebrem i hi posem dues culleradetes “moka” de sucre. Tot aixo ho fem a foc lent i una vegada la ceba estigui transparent hi afegim la carn i una copa de moscatell pero si no en tenim posem  una copa del vi que tinguem per casa ( el cava també va bé). Poseu el rellotge de la cuina (timer) perque soni cada 15′ i aneu tomban la carn i remenan, segons la potencia del foc si cal hi afegiu poc a poc aigua perque no s’enganxi ni la carn ni la verdura. Temps de cocció 2h – 2h 30′.

Una vegada la carna estigui freda després de treúra.li el fil que la lliga ja la podeu tallar. La carn es serveix a temperatura ambient i la salsa del rostit es serveix calenta i previament triturada amb el mini pimer.

Bon profit.

Mercè Alsina.

xocolata

BOMBONETS AMB FRUITS SECS DE L’IMMA SAYÓS

Es tracta de barrejar la mateixa quantitat de xocolata fondant que d’algun fruit sec, per exemple 100 gr. de xocolata i 100 gr. d’ametlla laminada.

1r. Es fon la xocolata al bany maria

2n. S’hi barreja el fruit sec

3r. A sobre d’un paper d’alumini o d’un paper per al forn es van posant, amb l’ajuda d’una cullera, pilotets d’aquesta barreja. Es deixen refredar fins que quedin una mica sòlids.

4t. Es desenganxen del paper d’alumini i es guarden en un recipient a la nevera fins que s’hagin de consumir

Es pot fer amb ametlles, festucs, també s’hi poden barrejar panses… La qüestió és que la proporció sigui 50% xocolata i 50% la resta. Queda molt bé si el fruit sec és salat, li dóna un bon contrast.

sopa-frijoles

 

Y por último la receta de la sopa de la casa negrocriminal: sopa de frijoles negros  

Es una sopa laboriosa, especialmente para aquellos que no suelan practicar la de allende los mares.

En realidad, primero se trata de cocinar los frijoles.

Nos encantan, al librero y a mi, los frijoles negros y los hago a menudo. Hago esta sopa cuando he hecho previamente una olla de frijoles negros. Luego, voy repartiendo en sucesivas preparaciones: “congrí”, un plato cubano de frijoles y arroz blanco, huevos rancheros, o la sopa mexicana de frijoles negros

Frijoles negros de mi amiga Mercedes

Este fue el primer plato cubano que aprendía a cocinar de la mano de Mercedes, con quien compartía en el año 1969, casa en Miramar, un barrio de la Habana. Luego, compartí muchas otras cosas. La mamá de mi amiga cocinaba de maravilla, y también sus tías. Nunca logré igualar el punto que conseguían con facilidad todas las mujeres de la familia Suárez,  pero les aseguro que esta es una buena receta para que se animen a trasladarla a sus fogones.

1 libra ( 400 g) de frijoles negros

1 cebolla, 3 dientes de ajo

2 cucharadas de aceite

1 ají dulce ( pimiento)

1 tomate grande sin piel ni semillas, picado

1 cucharada de azúcar prieta (moreno)

1 hoja de laurel

una pizca de pimienta molida

2 cucharadas de vinagre

2 cucharadas ( un chorrito) de vino seco ( jerez seco)

1 cucharadita de comino en polvo

1 cucharadita de orégano

sal

Lavar y poner los frijoles en remojo la noche anterior. Para cocinarlos ponerlos en una olla alta con la misma agua de remojo. Cubrirlos con más agua (que les sobrepase como dos dedos). Poner al fuego- siempre al mínimo- . Aparte, hacer un sofrito con el aceite, la cebolla, los ajos, el pimiento y el tomate. Cuando los frijoles comiencen a hervir, desespumar. Cuando el sofrito esté a punto, agregar el orégano y verter en la olla en que se están cocinando los  frijoles. Agregar, el comino, la hoja de laurel, la pizca de pimienta y el vinagre. Dejar a fuego mínimo y tapados. Cuando ya estén cocidos sazonarlos y agregar el azúcar y el vino. Destaparlos y dejar otros 10 minutos a fuego bajísimo. Se trata de que no se peguen, pero como sucede con todas las legumbres, deben cocinarse  con el fuego lo más lento posible para que no sea necesario agregar agua. Estos sabrosísimos frijoles deben quedar con su salsa bien trabada y espesa , como chocolate.

 Nota: Esta es la receta auténtica, se debe hacer con todo el tiempo del mundo. Unas 3 horas. Tiempo cubano o antiguo. Les recomiendo que se pasen a la modernidad y hagan como yo: cocínenlos con olla exprés.1 hora a fuego lento. 

Sopa mexicana de frijoles negros

para 4 personas

3 tazas de frijoles cocinados

2 chiles serranos, sin semillas (de conserva)

2 tazas de caldo de ave (preparado previamente)

1 taza de agua

4 cucharadas de crema de leche espesa

Pasar por la batidora los frijoles, los chiles, el caldo y el agua. Tiene que adquirir la consistencia de una crema. Si se desea más refinada, pasar por en chino para eliminar las posibles pieles de frijoles. Poner en una cacerola al fuego .Comprobar el punto de sal y dejar a fuego lento, removiendo unos minutos.

Para servir la sopa, poner en cada plato y agregar por encima, con una jarrita o similar,  crema de leche espesa (como una cucharada por plato).

88x31

Un libro para descubrir dos mundos, un vino y diez años

pardas-a-bloc

La librera y cronista fotográfica de actos, andaba atareada vigilando en los fogones los clásicos mejillones y otros manjares para la celebración, y hablando y abrazando a los amigos que vinieron a acompañarnos en nuestros diez años negrocriminales.

En días tan negros hay que celebrar los milagros.

El librero a lo suyo: recomendando libros, y también repartiendo besos a mansalva.

Una mañana hermosa.

Y además, un libro y un vino para degustar lentamente.

El libro: Los ignorantes

ig si

‘Los ignorantes’ es un libro de intercambio de saberes.

El gran dibujante francés, Étienne Davodeau  en los viñedos de su amigo Leroy, aprendiendo todo el proceso de la creación del vino, desde la poda, a la fumigación, la vendimia y el proceso de envejecimiento en las barricas. Y el de su amigo Leroy descubriendo el mundo del dibujante, conociendo a otros artistas.

Cuando terminaron el año que se propusieron compartir, ambos habían descubierto dos mundos nuevos.

Hemos gozado con la lectura de este libro. Con las imágenes y el texto, y a veces con las imágenes y los silencios. Puro placer.

El vino:

el Pardas Negre Franc 2009 del Celler Pardas, que nos trajeron Jordi y Ramón, los artífices del milagro. Con la filosofía,  tan poco intervencionista que aplican tanto en el cultivo de la uva como en todo el proceso de elaboración.

Uvas:   Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon y Merlot.

En la presentación, Pepe Gálvez ocupó el puesto del dibujante Étienne Davodeau, y Ramon Parera, el viticultor artesano que ocupó el lugar del viticultor francés,  Richard LeRoy..

En la presentación, Pepe Gálvez ocupó el puesto del dibujante Étienne Davodeau, y Ramon Parera, el viticultor artesano que ocupó el lugar del viticultor francés, Richard LeRoy..

CC

ELS PRIMERS MUSCLOS DE LA JANA A NEGRA i CRIMINAL

 A Negra i Criminal els tornem addictes, des de ben petits, al gènere negre,…encara que es tracti de musclos

 

I dius que es diuen musclos. Que lletjos que són. Vols dir que són bons? M´ agradaria provar-los

 

Gràcies

Dos recetas de mejillones negrocriminales de los sábados

“(…) _ ¿ Le gusta la musclade?

_¿ Y eso qué es?

_ Mejillones a la crema…Un plato de aquí…

A su pesar, Maigret intentó identificar el sabor de…de…¿ De qué, vamos a ver? Un puntillo ligero, apenas una nubecilla…

_¡Curry!_exclamó triunfante_. Me apuesto lo que sea a que esto lleva curry.”

Maigret en casa del juez. Georges Simenon

Lo extraño es que encontrándose tan cerca de La Rochelle y Marennes, en la costa atlántica francesa, para resolver este caso no pidiera ostras, excelentes en aquella zona.

Los mejillones que les cuento no llevan ni una nube de curry. Me los enseñó a hacer una “ancienne dame” de Saint-Malo y yo los hago como ella.

Mejillones a la bretona

En la cocina de Negra y Criminal, los hice por primera vez con motivo de la presentación de Total Keops en el 2003. Presentaba el libro Joan de Sagarra. Fue un homenaje a Jean-Claude Izzo y  su amor por Saint-Malo en la costa bretona. Compartimos este amor. Los dos por motivos muy personales.

Mientras los preparan, déjense acompañar de la música preferida de  Izzo/Montale: Gerry Mulligan y su saxo, Brassens, Billie Holliday, Paolo Conte, Astor Piazzola, o las guitarras de Django Reindhard o de Sabicas.

Una de las fases de los mejillones Izzo

 

2 k de mejillones

1 cebolla grande, picada

1 vaso de vino blanco seco

1 ramitas de perejil, picadas muy finas

1 rama de  tomillo

1 hoja de laurel

1 cucharada de mantequilla

nata líquida

pimienta molida

Lavar bien los mejillones y reservarlos. En un cazo alto, con la  mantequilla  puesta a derretir, rehogar la cebolla lentamente, hasta que quede blanda pero que no llegue a dorar. Remover a menudo. Agregar el tomillo,  el laurel y los mejillones. Mojar con el vino blanco y añadir una pizca de pimienta molida. Tapar, y poner a fuego fuerte. Con unos pocos hervores será suficiente. Unos 4 minutos aproximadamente. Comprobar que los mejillones estén abiertos, sacarlos escurridos  y colocarlos en una cazuela de barro o similar, tapados, para que no se enfríen. Sacar del cazo las hierbas (tomillo, laurel) y dejar reducir un poco el líquido de cocción a fuego fuerte.  Unos 3 minutos.  Bajar el fuego al mínimo e incorporar el ½ vaso de nata liquida. Mezclar bien y calentar un poco  sin dejar hervir. Verter inmediatamente sobre los mejillones. Espolvorear con perejil picado y servir al momento.

Mejillones a la Méndez

El sábado 27 de octubre de 2007 presentábamos  en Negra y Criminal Una novela de barrio de Francisco González Ledesma, novela ganadora de la Primera convocatoria del Premio de Novela Negra RBA.

Francisco González Ledesma ha sido muy importante en la trayectoria de Negra y Criminal. Con él y con El pecado o algo parecido ( 2002), inauguramos las presentaciones en la librería. Desde entonces el autor nos ha acompañado muchas veces.  Son pocos los lectores asiduos que no hayan  compartido con él momentos, palabras y vinos en las mañanas de muchos sábados. Es un autor cómplice (con carnet) y amigo generoso que siempre ha estado cuando lo hemos necesitado. Lo añoramos.

Aquel sábado del 2007 quise rendir un homenaje a Méndez con los mejillones del día.

Son unos mejillones con colesterol y totalmente heterodoxos que seguro serían del gusto del inspector Méndez. En todo caso gustaron a todos los muchos que asistieron al acto.  Al extremo que, al final, los que se permitieron más confianzas, me pidieron pan para mojar en la salsa.

Restos de los mejillones a la Méndez

No los he repetido. La mezcla de mejillones cogidos con los dedos, impregnados de salsa de chorizo y tomate, son un claro atentado a los libros. Y aunque a veces no lo parezca, Negra y Criminal es, sobre todas las cosas, una librería.

Mientras los preparan déjense acompañar por algunas canciones que sonaban en la primera juventud de Méndez: Ojos verdes, Romance de la otra, Soy minero, Camino verde que va a la ermita, Están clavadas dos cruces …

2 k de mejillones

1 cebolla mediana; picada

½  vaso de vino blanco seco ( Méndez lo preferiría de Valdepeñas)

½  vaso de jerez o manzanilla

1 vaso de salsa de tomate (preparada previamente)

1 rama de  tomillo

1 hoja de laurel

50 g de chorizo de Salamanca (en taquitos pequeños)

50 g de jamón de Salamanca o de Teruel (en taquitos pequeños)

2 cucharadas de aceite de oliva ( no hace falta que sea Virgen Extra. Se trata de Méndez)

½ guindilla ( sin la semillas)

Lavar bien los mejillones. Ponerlos en una cazuela y seguidamente al fuego. Agregar el ½ vaso de vino blanco; taparlos y dejarlos hasta que abran. Reservarlos en la misma cazuela, tapados para que no se enfríen. En un cazo alto, poner a calentar el aceite. Rehogar la cebolla hasta que dore. Añadir el jamón y el chorizo. Dar unas vueltas y agregar la salsa de tomate, el jerez, el tomillo, la hoja de laurel y la guindilla. Dejar a fuego lento unos 10 minutos. Incorporar los mejillones, escurridos del caldo de cocción (reservar el caldo). Dar unas sacudidas para que se mezclen bien salsa y mejillones. Si queda muy espeso, agregar un poco del caldo de la cocción que hemos reservado. Servir.

Los bares de película de Jesús Lens

“ Es un bar. La gente se reúne, bebe, se enamora, se desmorona, arregla cuentas…”

Así se expresa uno de los personajes de la película Lone Star que Jesús Lens recoge en su libro Café-Bar Cinema.

A nosotros que nos gustan los bares ( ya han visto a Carlos Zanón terminando su video vitoreándolos: “¡ vivan los Bares!” ) y tenemos en este blog una sección que se llama Bares de novela negra,  no podemosmos dejar de hablar de este libro. Los suyos no son todos bares de novela pero sí de cine, y en este género, el negrocriminal, la relación entre una y otro es casi incestuosa.

En Café-Bar Cinema pasan muchas cosas, y es un privilegio asistir como espectadores a todos los “antros” que el autor recrea, lugares donde se cruzan historias y vidas. Vidas de cine. Perdedores, gangsters, artistas, músicos, camareros, canciones,  jazz, lugares míticos, y… de nuevo Goodis.

A Jesús Lens también le gusta Goodis:

“(…)  Sin dejar París en blanco y negro tan fotogénico y evocador, tenemos que hacer referencia obligada a una de esas novelas y posterior película que cualquier persona con buen gusto debería leer, escuchar y ver, más allá de sus preferencias personales.

Disparen sobre el pianista (Tirez sur le pianiste, 1961), tanto la novela de David Goodis como la película que, basada en ella, filmaría Françoise Truffaut, están en dicha categoría.

“ (…)No puedo quedarme aquí-pensó_. Tengo que levantarme y seguir corriendo(…) Llegó a otro cruce y al mirar hacia una de las calles, distinguió por fin la claridad anaranjada del letrero, en la misma taberna de la esquina. El letrero era muy viejo y estaba iluminado por unas bombillas separadas, en lugar de tubos de neón. Si bien algunas, fundidas, no dejaban ver las letras. Pero había luz suficiente como para que los viandantes pudieran darse cuenta de que en aquel lugar se despachaban bebidas. Era la taberna llamada Harriets’s Hut

(…) El lugar era amplio y de techo alto, y en él se respiraba un ambiente de treinta años atrás. No había máquina de tocadiscos ni televisión. En algunos lugares el papel de la pared se había desprendido o lo habían arrancado. Las sillas y las mesas ya no tenían ni rastro de barniz y la barra metálica del bar no reflejaba ningún brillo. Sobre el espejo, tras el mostrador, veíase una foto amarillenta y medio rota representando  a un aviador muy joven, con su casco, sonriendo mientras miraba al cielo. Debajo se leía: el feliz Lindy. Había otra fotografía al lado, en la que Dempsey se agachaba para atacar a un calmoso y muy técnico Tunney. En la pared izquierda del bar,  figuraba con su correspondiente marco, un retrato al óleo de Hendrick, el que fue alcalde de Filadelfia durante la Exposición de 1876”.

Así describe Goodis el bar de mala muerte en que Eddie toca todas las noches. Aunque el novelista radica su novela en los EE.UU., la película está localizada en París, lo que en nada afecta ni a la trama ni a los personajes….”

Y en el libro, Jesús Lens,  sigue y seguro que convence, a los que no lo estábamos previamente, de que ver la película de Truffaut es imprescindible. Y así como esta novela y esta película, van apareciendo otras y otros lugares que forman parte de nuestra memoria cinematográfica  a través de la del autor, Jesús Lens.

 

“Del porque de este porque, la gente quiere enterarse”

 

“(…) La llamaron Negra y Criminal para que todo quedara claro desde el primer momento. Cuando entras en el exiguo local del número 5 de la calle de la Sal, en la Barceloneta, tienes la sensación de no estar en un comercio, sino en la biblioteca privada de una familia extrañamente perversa, que lleva años acumulando toda clase de libros que hablan de gente malvada y de víctimas inocentes, de hombres corruptos y de seres que se dejan corromper.

 Muchos de los aficionados barceloneses al género se dan cita allí los sábados por la mañana, para hablar de su pasión y saborear unos mejillones cortesía de los anfitriones, Montse (gran cocinera) y Paco, almas del invento y expertos en calor humano y personajes inhumanos…”

 Son algunas de las cariñosas palabras que nos dedicó Enrique Murillo, hace unos años, en una crónica de El País titulada “Pasión y olfato”.

Hoy, tanto la librería como los libreros e incluso los mejillones siguen existiendo. Puro milagro y voluntad.

Lo de los mejillones de los sábados comenzó como un acto de solidaridad. Los mariscadores gallegos la pidieron tras el hundimiento del buque Prestige con el consiguiente vertido de fuel, cuando vieron su mar, sus rías y su costa, sometidos a un desastre ecológico devastador.

Y ahí estuvo Negra y Criminal.

La exitosa convocatoria a autores y lectores en aquel primer sábado del 2002, casi recién abierta la librería, le siguieron 472 sábados…hasta hoy. De la cocina de Negra y Criminal han salido, contando por lo bajo, 956 k de mejillones…hasta hoy.

En invierno los mejillones siguen siendo gallegos y cuando comienza el buen tiempo los mejillones son del Mediterráneo. Concretamente de l´Ampolla, en el Delta del Ebro.

Mientras Negra y Criminal exista, ya saben, quedan invitados a nuestros sábados con los mejores libros negrocriminales, con nosotros los libreros, y con el valor añadido de una degustación única en la ciudad.

Hay todo un inmenso dossier de imágenes de sábados con lectores, con autores…Las del último sábado en el cierre de BCNegra 2012 son espectaculares

¿Cuántas o cuál elegir?

 

mejillones negrocriminales
 

Un llibre per un vi. Collita Roja de Hammett i Collita Roja de Pardas

Licencia Creative Commons

Aquel día del 2006 con Juan Marsé y sus amigos

Juan Marsé, Joan de Sagarra, Javier Coma y Enrique Vila-Matas en Negra y Criminal 2006

En el año 2006 homenajeamos Un día volveré de Juan Marsé con una mesa redonda que reunió junto al autor a sus buenos amigos Javier Coma, Joan de Sagarra y Enrique Vila-Matas. La mesa fue la de siempre. La que sirve los sábados de soporte a la cazuela de mejillones que sale de la cocina a las 13 horas. Sobre ella, ese día, la botella de Jameson ( que tenemos siempre reservada para Joan de Sagarra) y el hielo.

Javier Coma y Joan de Sagarra

Marsé, Sagarra, Vila.Matas y Coma nos ofrecieron lo mejor de sí mismos. Se sentían cómodos (el Jameson, con hielo o agua, ayudaba).

Se habló de novela negra; de la debatida ley de la memoria histórica; de cine negro; de perdedores. Un código que, según se dijo, arrancaba de la novela negra americana, de los precursores, de Hammett, de Raymond Chandler y de los héroes de las películas de aquellos años del cine negro, pero también del cine, de la literatura de aventuras y de la del Oeste.

Javier Coma, defendió la novela de Marsé como “una gran epopeya de un pequeño mundo”. Nos parece una buena definición.  Aquel día, todos, los más de cuarenta que asistimos a aquel acto, conocimos más de cerca a Jan Juliver Mon y a su autor. Un autentico privilegio

Aquel día Marsé nos dijo : 

Un día volveré es un ajuste de cuentas con la memoria personal, no con la colectiva. La memoria colectiva del franquismo debería estar resuelta a día de hoy, pero está pendiente

 Y a día de hoy, enero de 2012, sigue pendiente.

Licencia Creative Commons

Este obra de Montse Clavé está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported

Archivos

Temas