estás leyendo...
Agatha Christie, Autores, Cócteles, Hércules Poirot, Luis Buñuel

Bebidas peligrosas. Dry Martini


(…) Poirot asintió.

_ Soy un gran conocedor de la naturaleza humana y me parece en extremo improbable que alguien deseara ningún mal a un hombre tan encantador como el párroco. Sin embargo la copa del combinado nos dirá algo.

_ ¿Cuál cree usted que será el resultado del análisis?

_ Sólo tengo algunas sospechas; ahora, si quieren ustedes que les diga lo que creo del resultado del análisis…

_Sí.

_Pues sospecho que encontrarán los restos de un excelente Dry Martini.

Tragedia en tres actos. (Three Act Tragedy,1934), Agatha Christie

Sobre el Dry Martini

El Dry Martini es como tantas cosas, saben más de él los que más han bebido. Por eso, es mejor no preguntar la fórmula  a un barman ( aunque los hay muy buenos en el ancho mundo)  si no a un consumado y fiable bebedor. En este caso sigamos los pasos a Luís Buñuel en Mi último suspiro (memorias),1982. Un libro de cabecera como aquellos médicos de antaño.

(…) Mi bebida preferida es es el Dry Martini. Dado el papel primordial que ha desempeñado el Dry Martini en esta vida que estoy contando, debo consagrarle una o dos páginas. Al igual que todos los cócteles, probablemente, el dry-martini es un invento norteamericano. Básicamente se compone de ginebra y de unas gotas de vermut, preferentemente “Noilly-Prat” . Los buenos catadores que toman el Dry Martini muy seco, incluso han llegado a decir que basta con dejar que un rayo de sol pase a través de una botella de Noilly-Prat antes de dar en la copa de ginebra…

(…) Pero a mi me parece una exageración.

Otra recomendación: el hielo debe ser muy duro, para que no suelte agua. No hay nada peor que un Martini mojado.

Permítaseme dar mi fórmula personal, fruto de larga experiencia, con la que siempre obtengo un éxito bastante halagüeño.

Pongo en la nevera todo lo necesario, copas, ginebra, y coctelera, la víspera del día que espero los invitados. Tengo un termómetro que me permite comprobar que el hielo esté a unos veinte grados bajo cero. Al día siguiente, cuando llegan los amigos, saco todo lo que necesito. Primeramente, sobre el hielo bien duro echo unas gotas de “ Noilly-Prat” y media cucharita de café, de angostura, lo agito bien y tiro el líquido, conservando únicamente el hielo que ha quedado, levemente perfumado por los ingredientes. Sobre el hielo vierto la ginebra pura, agito y sirvo.”

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Archivos

Temas